EL 23% DE LOS JOVENES DE 30-34 AÑOS CONTINÚAN EN CASA DE LOS PADRES

6 de February del 2017

 La recesión económica también afectó a la emancipación de los jóvenes, que en los últimos años retrasaron la edad en que salen de la casa familiar, a la que en algunos casos, incluso se ven obligados a volver ante la falta de trabajo. Así, según los datos recogidos por el Instituto Galego de Estatística (IGE), en 2015, el 22,68% de los jóvenes entre 30 y 34 años en la provincia de Pontevedra seguían en el domicilio de sus padres, más de dos puntos por encima que antes del comienzo de la crisis en 2007, en que se situaba en el 20,59%.
 
El panorama de la provincia de Pontevedra, que se agrava en las grandes ciudades como Vigo, está por encima de la media gallega, que se encuentra en 21,61%.
 
Sin embargo, este porcentaje podría ser mayor si se tienen en cuenta factores como la emigración, que afecta fundamentalmente a jóvenes licenciados. Algo que se refleja en las cuantías absolutas, pues si el tanto por ciento aumentó en estos ocho años, las cifras disminuyeron; se pasaron de 28.476 personas en esta situación a 24.850.
 
La influencia de la familia tradicional gallega, con varias generaciones bajo el mismo techo, explica parte de este comportamiento, que principalmente está condicionado por factores económicos y la pérdida de poder adquisitivo por parte de los jóvenes. Así, en Galicia el salario medio en los primeros empleos es el tercero más escaso a nivel estatal. El 65,3% de los gallegos menores de 30 años carece de sueldo y el 21,5% de los hogares de menores de 35 años no tienen a ninguna persona ocupada.
 
En comparación con 2007, los años de crisis han hecho mella en esta franja de edad. Así, el 31,98% de los hijos que viven con sus padres, con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, no tienen ningún tipo de ingreso, cuatro puntos más que en 2007; el 13,30% cobra una prestación y solo algo más de la mitad, el 54,72% tiene trabajo.
 
Entre los ocupados aumentó la temporalidad, pues el 13,94% están contratados menos de nueve meses, frente al 7,96% de ocho años antes. Por el contrario, los contratos de más de un año entre los jóvenes se redujeron drásticamente: pasaron de suponer el 67,15%, con 129.430 empleados, a situarse en el 42,44%, afectando a 63.688 trabajadores. 
 
Así pues, los menores de 35 años que se emancipan se han reducido. Si en 2007 había en Galicia 99.044 hogares de estas características, en 2015, solo quedan 61.538. Además, ganan menos. Antes de la crisis, tan solo el 14,96% tenían ingresos inferiores de 1.000 euros, mientras que el 23,53% pasaba de los 2.500 euros mensuales. En 2015, la suma de los sueldos que entran en una familia compuesta por menores de 35 años no supera los 1.000 euros en el 29,82% por ciento de los casos y solo el 19,82% pasa de los 2.500
 
Fuente: Atlántico Diario