EL 87% DE LOS TRABAJADORES DEL COMERCIO DE PONTEVEDRA COBRAN MENOS DE 900 EUROS AL MES

27 de October del 2018

Alrededor de 4.000 trabajadores del sector del comercio en sus diferentes modalidades se verán beneficiados en la ciudad de Pontevedra por la subida del Salario Mínimo Interprofesional acordada por el Gobierno central.
 
El sector del textil es uno de los que más peso tiene en la ciudad, con más de 1.500 trabajadores a los que se le aplica un convenio colectivo en el que los salarios que rozan o superan los 1.000 euros están reservados para quienes desempeñan algún puesto de responsabilidad en la empresa. Un alto porcentaje, ocupado por hombres. Así lo asegura Lourdes Diz Lorenzo, secretaria general de UGT-FICA Pontevedra, que cifra en un 87% el número de trabajadores de Comercio en Pontevedra que no alcanzan los 900 euros.
 
"En comercio, y especialmente en textil, el empleo es femenino. No se produce ningún incumplimiento pero es cierto que si un hombre llega a la empresa en poco tiempo ocupa un puesto de responsabilidad, mientras que las mujeres se mantienen en las categorías más bajas", explica.
 
Y lo hacen a pesar de desempeñar categorías recogidas en el convenio más acordes con el puesto que realizan. "Esto sí es una práctica muy habitual que aplica la patronal para abaratar sus costes y que afecta de forma más grave a las mujeres". Pero no es exclusiva del sector textil. Según aseguran desde UGT también en las conserveras, elaborados del mar y alimentación es habitual esta práctica.
 
Para Ramón Vidal, secretario general de UGT, la decisión de fijar en 900 euros el salario base es "excelente" y recuerda que la mayor parte de los beneficiarios de esta medida en Pontevedra son trabajadores de grandes cadenas. "Levamos xa varios anos de recuperación económica e os empresarios ao que se dedicaron foi a incrementar os seus beneficios, mentras que os sacrificios son sempre para os traballadores. A crise provocou unha baixada dos salarios dun 10%; os prezos como moito estabilizáronse e aquí sempre perden os mesmos."
 
Por ello Vidal aplaude la decisión sobre todo porque "cada vez é máis difícil negociar un convenio colectivo nestes sectores, a patronal está pechada en banda e eso é un xeito de recuperar un pouco do poder adquisitivo perdido".
 
Añade además que esos beneficios empresariales "non quedan na nosa bisbarra, en moitos casos nin siquera no país". Y frente a esa realidad contrapone la incidencia directa que tendrá en la economía local el incremento salarial que percibirán los trabajadores de la ciudad, "que terán unha maior capacidade económica para realizar as súas compras e para mellorar a súa calidade de vida", insiste.
 
Y es que, aunque sin cuantificar, Ramón Vidal llama la atención sobre la incidencia que la decisión del Gobierno central tendrá también en el pago de ayudas y subsidios que se calculan teniendo como referente el salario mínimo interprofesional. "Estou seguro de que suporá unha clara reactivación da economía local ", concluye.
 
Fuente: Faro de Vigo