EL FORO DE LA FAMILIA PIDE DESGRAVACIONES FISCALES PARA LOS ABUELOS QUE CUIDEN DE SUS NIETOS

15 de March del 2017

Según un exhaustivo estudio de Fedea sobre 250.000 parados entre junio de 2011 y junio de 2015, en este último año, en torno al 91,3% de los parados no recibe ningún servicio de las oficinas públicas de empleo. Si bien este porcentaje ha mejorado ligeramente respecto a 2013, cuando llegaron a ser el 93,3% los parados inscritos en el SPE, asegura este análisis elaborado por José Ignacio García Pérez, profesor de la Universidad Pablo de Olavide.

Una vez constatada esta situación, lo que en realidad persigue este estudio es evaluar el impacto de cuatro de estos servicios orientativos que ofrece la cartera de servicios generales del SPE en todas las comunidades autónomas a la hora de ayudar al parado a encontrar un empleo. En concreto, han analizado las tutorías individuales (que reciben el 3% de los parados registrados); la orientación profesional (de la que se beneficia el 1%); los itinerarios personalizados (0,57%); y las técnicas de búsqueda (que solo se imparten al 0,15% de los desempleados inscritos).

Y la primera conclusión de este estudio refleja que el servicio más útil que se puede dar a un parado para que encuentre un puesto de trabajo es enseñarse técnicas de búsqueda de empleo y, sin embargo, es el tipo de ayuda que menos se asigna a los parados. Y le sigue en eficiencia la orientación profesional. Estos dos tipos de ayudas son más efectivas que los itinerarios personalizados y las tutorías individuales, indican los resultados de este estudio.

En concreto, la tasa de salida del desempleo aumenta en torno a un 25%, o lo que es lo mismo en más de dos puntos porcentuales (del 8,6% al 10,7%), el trimestre después de recibir el servicio de técnicas de búsqueda de empleo para los parados de larga duración en el periodo 2013-2015. E igualmente, el incremento de esta tasa de abandono del paro fue del 23,8% o de nuevo dos puntos porcentuales (del 8,6% al 10,7%) para los que recibieron el servicio de orientación profesional en esos años.

El impacto de estos dos tipos de ayudas públicas para salir del desempleo fue menor en el periodo 2011-2013 lo que indica que, como es lógico, el momento del ciclo económico también ayuda a hacer más efectivas o menos estas políticas activas de empleo. Esto es, cuanto más oferta de empleo existe mejores réditos dan estas ayudas.

(Cinco Días)