EMPRENDEDORES EN BUSCA DE MERCADO

9 de August del 2016

Una asociación fue el germen de la puesta en marcha de Musieventos, una empresa dedicada al montaje de sonido e iluminación para espectáculos cuyos responsables son tres emprendedores, Ángel Blanco, Sara Fernández y Juan Manuel Pérez, que buscan abrirse hueco en el mercado. A nivel comarcal ya son bastante conocidos y, por ejemplo, se han encargado de realizar trabajos tanto para el Concello de Ribeira como para la Real e Ilustre Cofradía da Dorna.
 
La puesta en marcha del vivero de empresas ribeirense, afirma Ángel Blanco, les da un empujón, ya que han realizado una fuerte inversión en la adquisición de equipos: «Os prezos do aluguer de baixos son altos e cos cartos que investimos ata agora na compra de material precisábamos ter algunha axuda». La oficina que ocupan en las instalaciones municipales habilitadas en el antiguo matadero les permiten disponer de una sede «para manter entrevistas cos clientes», así como la colaboración del Concello y de la Cámara de Comercio para que su proyecto siga avanzando.
 
Sin embargo, al menos por ahora, ninguno de los tres integrantes de la empresa puede plantearse la posibilidad de dejar los empleos que tienen para dedicarse de lleno a la organización de espectáculos o actos sociales: «De non ter os nosos empregos non poderíamos facer isto. Montámola en maio do ano pasado e parece que imos cara arriba».
 
Ángel Blanco es profesor de violonchelo en el Conservatorio, Sara Fernández trabaja en una guardería, además de tocar la gaita y el piano, y Juan Manuel Pérez es técnico informático y guitarrista. Precisamente, él se encargó de confeccionar la página web en la que la empresa publicita su trabajo para posibles clientes.
 
Tras haber realizado ya diverso tipo de proyectos para el Concello de Ribeira, la intención de este trío es abrirse hueco en las localidades próximas. El objetivo, como explica Ángel Blanco, está claro: «Seguir cubrindo eventos e poder dedicarnos a isto. Hai que conseguir ir máis alá, pero é difícil». Su deseo es poder vivir de esta actividad y en ello están poniendo todo su empeño.
 
Blanco reconoce que hay mercado, por ejemplo en la organización de festivales, ya que siempre es necesario contar con profesionales que se ocupen de la realización de los montajes. Pero estos emprendedores no se ponen límites y todo lo que esté relacionado con su campo se ven con energía y capacidad para acometerlo, siempre dispuestos a darlo todo.
 
Desde luego, como reconoce Ángel Blanco, los comienzos han sido difíciles. Sin ir más lejos, él tuvo que solicitar un préstamo para poder hacer frente al pago de todo el material que tuvieron que adquirir para comenzar a funcionar y que, como apunta, tiene un coste muy elevado. Sin embargo, este docente señala con rotundidad: «Quen non se arrisca non gaña». Por ese motivo, consideran una gran oportunidad el vivero de empresas que comenzó a funcionar hace unos meses en Ribeira.
 
Ángel Blanco anima a que otras personas que estén pensando en abrirse camino con su propio negocio aprovechen la oportunidad, dado que el precio del alquiler por el despacho en las instalaciones es reducido, diez euros al mes, y ofrece la posibilidad de conseguir clientes y abrirse un hueco.
 
Por su parte, este trío continuará poniendo sonido y música allí donde se le requiera y confiando en que esta andadura iniciada hace un año tenga los buenos resultados que ellos esperan y por cuya consecución se están entregando a fondo desde el primer momento.
 
Fuente: La Voz de Galicia
Texto: A.Gerpe
Foto: Marcor Creo